El castañar, señor de la Sierra de Aracena

El castañar es símbolo de la Sierra de Aracena. Más de 5.000 hectáreas repartidas por la franja de territorio que va de Cortegana a Aracena conforman uno de los ecosistemas más únicos de este cultivo en Europa. De hecho, el castañar de la Sierra de Aracena es, junto con el de Ronda (Málaga) el más meridional del Viejo Continente, toda una experiencia para quienes siguen pensando que Andalucía es sólo tierra de sol y playa.

Nada más lejos de la realidad. El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche presume con orgullo del castañar –presente incluso en su logotipo–, un cultivo en torno al que se ha conformado una cultura popular y forma de vida para miles de familias, que conservan con esmero y mucho mimo estos árboles centenarios, herederos de aquellos que trajeron consigo los repobladores del norte de España en el siglo XIII.

Es importante tener en cuenta que (casi) todo el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche es propiedad privada. O lo que es lo mismo, que no podemos entrar en las fincas a recoger castañas sin permiso explícito del propietario porque estaríamos incurriendo en un delito de hurto.

Y más que el delito en sí, la triste práctica extendida en los últimos tiempos de acceder a los castañares sin respetar alambradas o lindes de piedra y robar castañas (incluso arrancando ramas del árbol) está suponiendo un perjuicio económico de gran daño para los agricultores de la Sierra de Aracena, que a duras penas mantienen vivo este árbol y, por ende, este ecosistema único.

SENDERISMO POR EL CASTAÑAR DE ARACENA

Si está interesado en disfrutar del castañar puede recorrer los senderos del corazón del Parque Natural y contemplar el manto vegetal que dejan a sus pies a finales del otoño y comienzos del invierno. Pero su fruto es propiedad privada y no debemos cogerlo. Si queremos castañas, las tiendas de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche suelen tener castañas para su venta en fresco, así como elaboradas en todo tipo de deliciosos productos.

Esas hojas y erizos (en cuyo interior crecen las castañas) forman parte del paisaje de esta época e incluso son protagonistas de tradiciones con gran arraigo en lugares como Aracena. La fiesta de los rehiletes (noche del 7 de diciembre) es una de las tradiciones más singulares del mes de diciembre en toda la Sierra de Aracena. Pero mejor que contársela, le dejamos unas imágenes para disfrutarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s